Miles de desaparecidos en sexenio de Peña Nieto

Ya no la busques, ya se cumplieron tres meses, le dijo el policía a Sandra, hermana de Miriam Martínez Solís, desaparecida junto a su esposo y tres amigas el pasado 28 de mayo. Angustiada, desorientada e indignada con la reacción de la autoridad, señala: En México desaparecen a cinco personas y no pasa nada; es normal. Y lo peor de todo es que ya no quieren que las andemos buscando.

Hace tres meses su hermana salió de su casa en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, con su esposo Roel Garza Buentello y tres amigas: Nena Guajardo, Nallely Marisol González Treviño y Maricarmen Lizbeth Aguilar Ríos, rumbo a Agualeguas o Nuevo Laredo, Tamaulipas, en una camioneta Explorer color negra.

Este territorio, asolado por el cártel de Los Zetas, se convirtió hace algunos años en zona caliente y está vigilado supuestamente por elementos del Ejército y la Marina, y a pesar de eso la inseguridad continúa y desde ese día las cinco personas no aparecen, ni tampoco el vehículo en el que viajaban.

Miriam, de 36 años, estaba embarazada, algo que atormenta a su hermana. Mi mamá cree que sigue viva. Yo tengo los pies en la tierra y sé que está muerta. En México los desaparecidos están muertos. El gobierno no sirve para nada. Nadie busca a los desaparecidos, nadie hace nada, dice desde Estados Unidos, donde se fue a vivir.

Las familias de las cinco víctimas interpusieron las denuncias ante la policía municipal, que supuestamente trasladó el caso a la Procuraduría de Justicia de Nuevo León, pero el expediente sigue intacto. No nos han informado absolutamente nada, porque no han hecho nada. Y tenemos mucho miedo, pues son los mismos. Lo único que pido es la ayuda de Dios para encontrarla, dice Edelmira Solís, madre de Miriam.

Vía: San Juana Martínez (nota completa →)