Desaparecidos, pura palabrería del gobierno

Guadalupe Aguilar, la cara más visible de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco (Fundej), dio a conocer una noticia terrible el pasado viernes: Fundej anunció que dejarán de participar en las mesas de diálogo que se instalaron con el gobierno de Jalisco desde mayo pasado, luego de que la organización de los familiares que tienen desaparecidos le arrancaron una reunión al gobernador Aristóteles Sandoval Díaz para que reconociera la gravedad de este problema y actuara en consecuencia.

En esa reunión, acordada tras dos meses de exigencias públicas de parte de las familiar organizadas que tienen desaparecidos, el gobernador escuchó por fin de viva voz el pliego de exigencias de Fundej.

Entonces hubo cierto optimismo. Las madres de Fundej incluso creyeron que habían tocado el corazón del gobernador y que éste se había sensibilizado ante grave el problema que relataban al mandatario estatal. Más de 2,300 desaparecidos que da a Jalisco un vergonzoso segundo lugar nacional.

Tras escuchar los testimonios de las madres y las denuncias contra la maquinaria burocrática que no sólo no escucha y no busca a sus desaparecidos sino que además muchas veces vuelve a criminalizar, el gobernador dio instrucciones a todos los integrantes del gabinete que tienen qué ver con este problema, a que atendieran de manera directa y en todo momento a los familiares de los desaparecidos.

Se abrió así una luz de esperanza para Fundej y todos los familiares que tienen un desaparecido. En las primeras mesas participaron los fiscales, los secretarios, pero poco a poco dejaron de darle importancia a estos encuentros.

El desinterés parte del mismo gobernador. Si de verdad se hubiera tocado el corazón por las terribles historias y dramas que existen tras cada caso de un desaparecido, se habría convencido de que este es el principal problema que tenemos como sociedad; si de verdad Aristóteles Sandoval se hubiera conmovido un poco, habría atendido de manera directa a los representantes de Fundej y no hubiera delegado la atención en sus subordinados. Incluso habría reordenado su agenda para atender cada que fuera necesario, al menos una vez a la semana, a los familiares que buscan a sus familiares. Pero no fue así. Aristóteles Sandoval sigue privilegiando en su agenda la atención a los de arriba. Por lo regular, el gobernador no falta a ningún evento empresarial, sea de las cámaras o se de las empresas nacionales o extranjeras asentadas en el estado. Para ellos sí hay tiempo, para ellos si hay espacio en la agenda. No para los familiares que viven el terrible drama de tener un desaparecido.

Vía: El Respetable (Nota completa →)