Con apoyo de Inglaterra crearán base de datos de desaparecidos en México

(Foto: Archivo MVS)

(Fuente: Camelia Muñoz, corresponsal MVS.)

Mil 500 pruebas de ADN de personas que tienen algún o varios miembros de su familia desaparecidos serán recabadas por medio del proyecto Gobernanza Forense Ciudadana, que dispondrá de recursos por medio del Consejo de Ciencia y Tecnología de Inglaterra y con lo cual se dará mayor certeza de que se trata de su ser querido, en caso de ubicarlos entre los cuerpos que no se han logrado identificar en el país.

Oscar Sánchez Viesca, padre de Stephany  Sánchez, la adolescente que el próximo 5 de noviembre cumple diez años de haber desaparecido en Torreón, explicó que el proyecto británico lo  realizan dos estudiantes mexicanos becados en Inglaterra: Ernesto Schwartz Marín y Arely Cruz, quienes estudian genética y antropología forense respectivamente y de ahí emana el Grupo Ciencia Forense Ciudadana en el que participan los familiares de personas desaparecidas de varios estados, entre los que se encuentran de Nuevo León, Chihuahua, Jalisco, Distrito Federal y Coahuila.

Son dos personas del grupo VIDA, Víctimas por sus Derechos en Acción que encabeza su esposa, las que participan en el proyecto que cuenta con financiamiento de la Universidad de Durham para crear la base de datos ciudadana y el bio banco que será manejado por los mismos ciudadanos, con el respaldo de los especialistas.

[pullquote_left] Dicha base contará con información reservada a la que sólo podrán acceder los familiares, y permitirá cotejar también lo que ha recabado la autoridad con la intención de que haya mayor confiabilidad en los estudios forenses que se realizan. [/pullquote_left]

Explicó que el grupo independiente ya realizó junto con forenses peruanos, la exhumación de restos de una persona en Santa Catarina, Nuevo León, debido a que la familia no tiene la certeza de que se trate de Brenda Damaris González Solís, quien desapareció junto con su novio en el 2011. Las dudas han surgido por la serie de irregularidades que se presentaron desde la  entrega de los restos en una bolsa  de plástico y el reporte de la Procuraduría de Nuevo León.