Aclara FUNDENL presunto hallazgo de 31 mil fragmentos humanos en Nuevo León

El pasado viernes 28 de agosto de 2015 se publicó en muchos medios de comunicación, sobre todo nacionales, que en un rancho ubicado un ejido de Salinas Victoria, Nuevo León, se encontró en días recientes un sitio en el que había enterrados 31 mil fragmentos de huesos humanos. Durante ese día y los siguientes Excelsior (liga), Revolución 3.0 (liga), La Jornada (liga), Proceso (liga), CNN (liga), Pedro Ferriz (liga), entre diversos medios, dieron cuenta de esta información. Incluso se habló de una “megafosa” clandestina.

Esta noticia causó un gran revuelo y para las familias de cientos de personas desaparecidas fue motivo de gran inquietud y angustia.

Tanto la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León (liga), como la organización Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL) (liga), publicaron boletines de prensa en los que se aclara que si bien en el predio señalado efectivamente se han encontrado miles de fragmentos, este hallazgo no es reciente, entre otras consideraciones.

Pudimos entrevistar el día de ayer a Irma Leticia Hidalgo, quien encabeza FUNDENL. Presentamos aquí el video de la entrevista, en la que esta activista y madre de Roy Rivera Hidalgo, desaparecido en 2011, da su punto de vista sobre la noticia y solicita a las autoridades que la información sea totalmente aclarada, para no afectar más a las familias que ya sufren por la ausencia de un ser querido.

Leticia habla también de la nula atención que el actual gobernador de Nuevo León ha dado al tema de la desaparción forzada y comenta que el mandatario saliente nunca ha mencionado la palabra “desaparecidos”, como si no hablar de este gravisimo problema significara que no existe. Esperamos, como lo esperan las familias afectadas, que el nuevo gobierno encabezado por Jaime Rodríguez Calderón opere un giro radical y le dé mucha importancia a este síntoma de la injusticia prevaleciente en todos los niveles de nuestra sociedad.

Vía: Cristina Sada Salinas